+51 940 163 338 info@lamolina.com.pe

Los alimentos y la Industria 4.0

8 de mayo de 2020. 

El negocio de los alimentos involucra enormes procesos de producción no disimilares a los de una fábrica de celulares o textiles. Como tal, la agroindustria no es inmune a cambios en las tendencias de manufactura. Industria 4.0 es uno de los conceptos más novedosos que integra el uso de maquinaria industrial, inteligencia artificial y el Internet de las Cosas (IOT por sus siglas en inglés). Veamos qué implicancias tiene para los agronegocios y agroindustria.

Línea de producción más veloces
La industria alimentaria depende muchísimo de la frescura y la velocidad. Por ello, tanto para plantas grandes y pequeñas es un reto llevar un registro de qué y cuánto se está produciendo en una cantidad determinada de tiempo.

Felizmente, las innovaciones de la Industria 4.0 permiten precisar la productividad de las plantas procesadoras. Empresas como Factbird implementan redes de sensores que recolectan data de la línea de proceso y la suben a un servidor seguro en la nube. De ahí se pueden obtener una serie de indicadores (como velocidad, temperatura, pares y otros) que optimizan la productividad y la toma de decisiones.

Clasificación automática y estimaciones de campo
Las máquinas clasificadoras generan ahorros en costos de personal que deben repasar los cultivos uno por uno y separarlas por tamaño, peso, color o alguna otra característica. En sí, esto representa una mejor de automatización, pero no mucho más.

Sin embargo, al integrar las máquinas clasificadoras con el internet se abre un mundo de posibilidades. Las clasificadoras con Wi-fi (como las Strauss OptiSort) registran de manera rápida y precisa la producción de campo. Con la ayuda de inteligencia artificial, esta información se analiza para producir proyecciones confiables de los calibres de los cultivos. También generan datos en tiempo real acerca del ingreso de materia prima, lo cual es crítico para planificar las líneas de producción de manera eficiente.

Pesado dinámico
Todo profesional de la industria alimentaria sabe la importancia del peso en los alimentos. Nos ayuda a calcular cuánta materia prima ingresa al producto terminado y nos asegura que estemos enviando las cantidades correctas a nuestros clientes.

Por ello, el pesado dinámico representa un aporte significativo a la industria. El pesado dinámico se refiere a la habilidad de pesar objetos en movimientos, como por ejemplo productos que pasan por una faja de producción. Jesma es una empresa que produce fajas inteligentes que recolectan datos de peso y lo exhiben en tableros digitales que son fáciles de interpretar. Esta información facilita el trabajo de pesar las materias primas y distribuir correctamente los productos.

Mejor inspección de calidad
Las maravillas de la inteligencia artificial permitan a las máquinas aprender cómo detectar defectos en materia prima, empaques y frascos. Con el uso de visión artificial, los equipos de inspección modernos (como la Cognex InSight 5000) identifican alteraciones en los productos acorde a una serie de parámetros preestablecidos.

Tras varias repeticiones, estas máquinas aprenden a detectar las fallas de manera automática a través del análisis predictivo. También se pueden adaptar a las características de un objeto específico como una fruta, un dulce empaquetado o una botella, y señalar exactamente dónde está el error. Llevar un registro de estas fallas es sumamente útil para identificar las oportunidades de mejor de una planta procesadora.

Existen más aplicaciones de la tecnología de Industria 4.0 en la industria alimentaria. Modernizar y actualizar los equipos de una planta tiene beneficios enormes en el corto y largo plazo. No siempre es una tarea económica, por lo que es bueno empezar a pequeña escala.